Todos hablamos de turismo, que implica el hecho de descubrir nuevos lugares, ¿pero sabemos realmente lo que es?

Existen varias definiciones, entre las que destacamos las siguientes:

  • Según la Real Academia de la Lengua: “Actividad o hecho de viajar por placer”. Esta definición coincide con la del Sorter Oxford English Dictionary (1800): “La teoría y la práctica de viajar, viajando por placer”.
  • Según la Organización Mundial del Turismo (OMT o UNWTO): “El turismo es un fenómeno social, cultural y económico relacionado con el movimiento de las personas a lugares que se encuentran fuera de su lugar de residencia habitual por motivos personales o de negocios/profesionales, y cuya duración es inferior a un año. Estas personas se denominan visitantes y el turismo tiene que ver con sus actividades, de las cuales algunas implican un gasto turístico”.
  • Según la Unión internacional de Organismos Oficiales de Turismo (UIOOT): en su definición de 1967, “el turismo es la suma de las relaciones y de servicios resultantes de un cambio de residencia temporal”.
  • Según el Congreso Internacional de Sociología en México (1965): Es el conjunto de interacciones humanas, como transportes, hospedaje, servicios, diversiones, 20 enseñanza, derivados de los desplazamientos transitorios, temporales o de transeúntes de fuertes núcleos de población con propósitos tan diversos como son múltiples los deseos humanos, y que abarcan gamas derivadas de motivaciones.

Como vemos, mientras la Organización Mundial del Turismo considera también como turistas a aquellos que viajan por motivos profesionales o de negocios, la Unión Internacional de Organismos Oficiales de Turismo no lo hace. En lo que parece haber acuerdo es en considerar turista a aquella persona que se desplaza fuera de su residencia habitual y pasa al menos una noche en otro lugar, mientras que los excursionistas no pernoctan necesariamente fuera.

También, según la Organización Mundial del Turismo, el turismo es un fenómeno social, cultural y económico relacionado con el movimiento de las personas a lugares que se encuentran fuera de su lugar de residencia habitual por motivos personales o de negocios/profesionales. Estas personas se denominan visitantes (que pueden ser turistas o excursionistas, residentes o no residentes) y el turismo tiene que ver con sus actividades, de las cuales algunas implican un gasto turístico. Como tal, el turismo tiene efectos en la economía, en el entorno natural y en las zonas edificadas, en la población local de los lugares visitados y en los visitantes propiamente dichos.

Debido a estos diversos impactos, la amplia gama y variedad de factores de producción requeridos para producir los bienes y servicios adquiridos por los visitantes y al amplio espectro de agentes involucrados o afectados por el turismo, es necesario adoptar un enfoque global del desarrollo, la gestión y la supervisión del turismo. Este enfoque es muy recomendable con miras a la formulación y puesta en práctica de políticas de turismo nacionales y locales, así como de acuerdos internacionales u otros procesos en materia de turismo.